lunes, junio 20, 2005

Mi amigo Korsakoff. No sé quién es.

Hoy voy a hablar de la memoria. En realidad voy a hablar de mi relación con la memoria. Aquellos que me conozcan, en esta línea ya deben estar partiéndose. Supongo que muchos de vosotros habreis visto la peli de Memento... Creedme, yo sé lo que se siente.
Es algo que me ocurre desde hace algunos años.
Resulta que yo en condiciones normales de presión, temperatura y alcohol en sangre tengo un memoria perfecta. Recuerdo datos muy lejanos y de manera bastante precisa. Pero resulta que cuando estoy por ahí de fiesta entro en un mundo paralelo que le pertenece a otra persona que no soy yo y que se lleva parte de mis recuerdos.
No se trata de olvidar algo porque te has emborrachado tanto que no sabías ni hablar... ¡Qué va! Se trata de que cuando me lo estoy pasando bien, se activa una parte del cerebro alternativa e independiente. Cualquier conversación, anécdota o persona que conozca pasa al misterioso mundo de mi noche mental. No sé si me explico. El caso es que en determinadas ocasiones -no todas pero sí bastantes- a lo mejor, con tres cervezas en el cuerpo, en un garito de fiesta me encuentro con alguien, hablo con él durante una hora, me voy y... a la mañana siguiente no me acuerdo en absoluto de él, ni de la conversación, ni nada. Así que ante la situación de que se acerque alguien y te pregunte ¿quién era aquel con el que estabas anoche? Mi respuesta es muy probable que sea ¿Quién?
Por no hablar de las 18773994328 veces que me encuentro a alguien por la calle que me saluda y que no tengo ni zorra de quién es.
Mis conocidos, ahora justo antes de comentar alguna jugada de la noche anterior ya me preguntan ¿qué?¿te acuerdas de lo de anoche? Y hay veces que sí, y hay veces que no.
Ultimamente ya me dicen: "no sé para qué te cuento nada si mañana no te vas a acordar". Y es muy injusto.
Ahora intento concentrarme para intentar darme cuenta de cuándo está a punto de sucederme... Pero es inútil. Creo que voy a tener que pasarme a los Post It's y los tattoos...
He oído hablar del Síndrome de Korsakoff, que es algo parecido pero se da en casos de extremo alcoholismo y carencias de no sé qué vitamina. Y yo tengo vitaminas por un tubo.
o_O

4 comentarios:

illa dijo...

A ver si es que el alcohol lo que te mata es la memoria..pero sólo momentáneamente.
Anda que..como tengas ese síndrome..¿que miedo no?

Anónimo dijo...

Una se puede cansar de recordarte siempre lo que se ha hecho la noche anterior ;-)

Perri

el_Tupac dijo...

Siempre puedes negarlo... ¿yo hice eso? que vaaaaa.

A mi a veces también me pasa, pero solo cuando me pilla el síndrome de Kanutov.

Lince dijo...

:-O

por eso no me llamas, ni me escribes, ni me devuelves mis mensajes de amor???

iiiiihhhh

;-)