viernes, noviembre 10, 2006

Media vida

Espero que sepáis perdonármelo pero este de hoy, está dedicado. Lo debo.

Es absolutamente imprescindible escuchar esta canción mientras se lee, dejar de leer cuando se escucha la voz y retomarlo con cada pausa de ésta.
Sin prisas.











Descarga




¿Cómo quieres que te diga esto niña mía?
Me preguntas ¿me quieres? y no sé qué decir.
Me miras, me confiesas, me sonrojas y me haces reír.


Me acompañas, me silencias, me admiras, me escuchas y te ríes de mí.
Dos miradas desde la distancia que siempre se encuentran, una sonrisa después y un abrazo en cualquier momento, resumen cada día, esto que hoy por lo menos, es para tí.
Un aprender a quererse sin querer y el querer quererse sin saber.

Rotunda, viva, gruñona y pequeña.

Tú siempre estás, siempre, presente. Mi presente.

Y sin embargo luego....

Y luego siempre, siempre luego, te vas.




. . .






Todo este tiempo, todo este ruido, todos los besos... y el duelo. Compartidos. Compartiendo.




. . .





No dejemos que se escape porque no tendría sentido.
No dejemos que se pierda, que se empañe.
Es fácil caminar contigo, y sé que no es fácil seguirme en mi camino.
No me dejes, que yo no quiero dejarte.



. . .




déjame que te acompañe












- al final lo he conseguido pero negaré rotundamente haber escrito esto -

15 comentarios:

Ea! dijo...

¿Entonces puedo decir que lo he escrito yo?

Anónimo dijo...

Siempre dejaré que me acompañes... hasta donde quieras tu. Y a la vez, yo también podré acompañarte... todo un placer para mi.

Hoy me has demostrado que estas hecho todo un tauro, y que lo que prometes, lo cumples.

Un besazo, niño. Te quiero.

Bruja dijo...

Entrar hoy a comentar algo es como entrar en territorio un poco ajeno... pero sólo quería decirte que me ha gustado un montón el post, así, saboreado despacio, con la canción... y que me alegra mucho encontrarte tierno, así como dices, aprendiendo a quererse sin querer.

Me voy otra vez de puntillas, pero con una sonrisa en la cara :-)

kancerbero dijo...

Todo el mundo es bienvenido a esta santa casa. Faltaría más.

Y sí, todo lo que hay por aquí es también vuestro.

Y sí, un tauro de esos de pura cepa. Desgraciadamente. :)

piecitos dijo...

Pues a pesar de los esfuerzos desde mi humilde opinión ha merecido la pena que lo hayas escrito. Y nada menos que con banda sonora! aunque si quieres negarlo...lo entenderé :)

JULIET dijo...

Me ha encantado. Desde el primer día que entré en este blog supe que eras un gran escritor. Ahora además sé que eres muy romántico!

Aunque lo has escrito para alguien determinado, supongo que no te sabrá mal si lo traslado a mi vida... total, como no lo has escrito tu, no? jijij

kancerbero dijo...

Si existiera un emoticón que se pusiera colorao, con los ojos en blanco de "perdonales, no saben lo que dicen", con una sonrisa de felicidad y mirada lasciva, lo pondría ahora mismo.

Basta por favor!!!

GLAUKA dijo...

Precioso.
Y merece la pena ponerse tierno, no sólo por regalar esa ternura, tamibén por sentirla uno mismo, disfrutarla.
Me alegro de que te hayas atrevido, por tí mismo el primero.
Un beso con sabor a salitre.
(Me alegra que tengas esas canciones, ya sabes de qué son banda sonora en este caso ... es la ocasión perfecta)

JULIET dijo...

¿Cómo se llama esta canción?

kancerbero dijo...

Se trata de "Tiempo Pequeño" de Bebe. De la BSO de "La educación de las hadas" de José Luis Cuerda. Casi se podría decir que es mi director de cine favorito y la película, encantadora, la verdad.

lodudo dijo...

Dios!! Como dejes que se te escape sere yo quien te parta la cara!
Que bonit compañer!

kancerbero dijo...

Oye, pero tú no estabas trabajando?! Vago!

Que no, que es una amiga...A-MI-GA. Que sí, que sí. Existen!!

chuliMa dijo...

vaya, tu habias llegado a mi blog de "shorra", pero yo he llegao al tuyo pinchando.

Impresioná ma quedao, iré leyendo poco a poco

Un saludito

Lince dijo...

imposible conseguir escuchar la música.
me quedo con la miel en los labios.
jo :(

kancerbero dijo...

Ala, ya lo tienes editao, que no me entere yo de que se queda ninguna miel en esos labiorrgfsdssgsg...

Y si tengo que aprender a tocar el piano y acercarme a tocarla a los madriles, me lo dice. No se corte ;)